Las aventuras de Ceniciento

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Las aventuras de Ceniciento

Mensaje por Teo-junior el Lun Ago 27, 2012 6:42 pm

Hace mucho tiempo, había un hombre que no conocía a sus padres, éste se llamaba Ceniciento, y que se ganaba la vida trabajando de criado en una casita. Un día que estaba barriendo, descubrió tras una montaña de polvo, un agujerito por donde salía un ratón con pantalón, corbata, chaqueta de cuero, y además, ¡sabía hablar! Ceniciento se agachó, y el ratoncito le dijo:

-¿Qué miras? ¿Tengo monos en la cara?

-No…-dijo Ceniciento con asombro- Es que nunca he visto un ratoncito que vista tan divertido…

-¿Cómo dices? ¿Qué visto cómo un payaso? Pues porque tú no te has visto la cara que tienes, eso es aún peor que cómo visto yo… ¡Era broma! ¡Únicamente quería bromear un poco! Je, je.

Al escuchar esas palabras, Ceniciento vio que el ratón era divertido, y decidió hacerse amigo suyo. Y le preguntó Ceniciento al ratoncito:

-¿Cómo te llamas? Sé que debí de preguntártelo antes, pero…

-Da igual, no sigas -le cortó la frase el ratoncito-, yo te lo digo igualmente, me llamo Geronimo Stilton, y soy un periodista que busca aventuras, yo vivo aquí desde hace tiempo, y tengo aquí a toda mi familia, somos 21, ¿quieres que te los presente?

-No, da igual. Son muchos, y no tengo tanto tiempo.

En ese momento, Geronimo puso una cara de enfado, y se escapó por la ventana. Ceniciento le persiguió, llegaron a un inmenso bosque, pero ya era demasiado tarde, y Geronimo se perdió entre los árboles. Pero como Ceniciento nunca se rendía por nada, se adentró en ese bosque, en busca del ratoncito.

Tras más de dos horas caminando, se encontró a una niña que saltaba de felicidad por el bosque, vestida de rojo, llevaba una cesta con pasteles y frutas. Ceniciento se acercó a ella, y le preguntó:
-Preciosa, ¿has visto un ratoncito por algún sitio?

-No he visto a uno, sino a millones, señor, mientras iba en busca de un pequeño amigo llamado Pulgarcito, pasé por una cueva dónde se celebraba la boda de la Ratita Presumida, que se casaba con el famoso Geronimo Stilton.

-¡Sí, a Geronimo andaba buscando! Gracias.

La niña se despidió de él dando saltos hasta la casa de su amigo. Más adelante, se acercó a la cueva de la que le habló la niña. Se adentró en ella y no se escuchaba ni una mosca, se adentró aún más, y seguía sin escuchar nada. Pero de repente, ya sí se escuchaba algo, un llanto, siguió el ruido, cada vez se escuchaba más fuerte, encontró una puerta encajada, la abrió con cuidado, y estaba en una cama, la Ratita Presumida, llorando de tristeza, y le preguntó:

-¿Por qué lloras, ratita?

-Porque… han raptado… a mi futuro marido… y a los invitados… y me han dejado aquí sola… ¡Jop! Con lo feliz que yo estaba… -repetía y repetía lo mismo.

Cada vez que lo repetía, soltaba las lágrimas con más fuerza, y se empezó a inundar la cueva. Ceniciento la cogió por el rabito, y se la llevó con él para salvarle de sus propias lágrimas. Y en ese instante, Ceniciento le preguntó:

-¿Quién los ha raptado?

-Caperucita Roja… una niña de lo más malvada… nadie puede con ella… Se transforma en un fénix de fuego, y dice la niña riéndose: “¡Os voy a mandar al infierno!”. ¿Eso hace gracia? Por dios, que niña.

Ceniciento, dejó a la Ratita Presumida en el suelo, y él se fue a la casita del amigo de Caperucita. Llamó a la puerta, y le abrió la madre de Pulgarcito. Y le dice Ceniciento:

-¿Está ahí Caperucita Roja?

-No está, se fue hace un momento con mi hijo a dar un paseo.

-¿Hacia que dirección se fueron?

-Hacia el pozo que hay al final del valle del Norte, en América Central.

Ceniciento decidió ir al pozo, pero para ello tenía que cruzar un puente para atravesar el río, después navegar en barco por el Océano Atlántico hasta llegar a América Central, a continuación, tenía que entrar en una casita construida de caramelos, algo extraño, pero cierto, y por último, llegar al valle del Norte en busca del pozo.

Durante el tramo, Ceniciento llegó al puente, cuando dio el primer paso en éste, salió de un salto un Trol algo anciano, que le prohibía el paso, y le dijo el Trol:

-Cruzas el puente si me vences a una pelea, si me tiras al agua, te dejo el paso, pero si es al revés, tú debes morir, sé que es algo injusto, pero me da igual, como en los cuentos siempre gana el bueno, y el malo siempre pierde, no sé yo, pero creo que eso no debería de ser así, sino que a veces, el bueno también pierda, porque mira, eso es todo mentira, claro, como eso son únicamente cuentos, y esto no, puede que tú pierdas… ¿chico?… ¡chico! Otro que ha cruzado el puente mientras yo le hablo, ¡algún día te mataré! ¡Te lo juro! ¡Te lo prometo! O a lo mejor… no. Ya te encontrarás conmigo, renacuajo… ¡OH mira, pues si viene una cabra! Je, je, me esconderé en el puente para darle un buen susto… ¡Buuh!

-Beeeeeeeeeeeeeee!

Después, Ceniciento continuó el tramo, hasta que se encontró un puerto, vio que un barco estaba solitario, se subió a bordo en sigilo, miró en uno de los cajones de una de las habitaciones, y encontró un manual de instrucciones de cómo manejar un barco, se fue a la cabina del timonel, y echó rumbo a América Central. En el océano, después de tres cuartos de horas, se puso la marea muy alborotada, empezó a llover, y vino una inmensa ola que chocó contra el barco, Ceniciento, se sorprendió al ver, que esa ola estaba repleta de peces, y estos cayeron en el barco, y también un grupo de sirenas. Ceniciento se acercó a una, iba a tocarla, y la sirena se lanzó contra él para quitarle la vida. El pobre, creía que esas sirenas eran inofensivas, pero no, esas sirenas eran como cuentan las leyendas, que éstas con su canto atraían a los marineros hacia la muerte. La sirena que se lanzó a él, tiró a Ceniciento al océano, para intentar ahogarlo, cuando casi le faltaba el oxígeno, resultó que el barco no estaba solitario, de ahí salió un grupo de piratas de la bodega, el capitán, Simbad, desarmó su espada, para intentar matar a la sirena, pero antes, otra de ellas se lanzó hacia él por detrás, todos los del barco, estaban asustados, hasta que “Rata”, el vigía del barco, dijo “¡tierra ala vista!”, y es que había llegado a América Central. Las sirenas asustadas al ver en la orilla rocas, decidieron dejar a Ceniciento y a Simbad el Marino en el barco, para poder ellas salvarse, pero era demasiado tarde, las sirenas acabaron aplastadas contra las rocas y el barco, se convirtieron en la espuma de las olas.

Todos salieron corriendo del barco, y llegaron a tierra firme. Ceniciento, se despidió de los piratas, y continuó su camino hacia el pozo. Después, llegó a una casita adentrada en lo más profundo de un bosque, llamó a la puerta, y le abrió una anciana, que parecía estar desesperada por algo, y le preguntó Ceniciento:

-¿Le ocurre algo, señora?

-Sí, es que estoy esperando a mi marido, que acaba de venir de Chocoleitilandia, y me va a regalar, creo yo, que una columna de chocolatina para mi jardín, porque necesito cuatro, y ya tengo una de bastón de caramelo, también una de leche condensada, y otra de caramelo fundido. Y sólo me falta la de la chocolatina. –suena el timbre- Ya está aquí mi cariñito.

-¡Hola mujer! Aquí tienes tu regalo, espero que te guste.

La anciana, contenta abre el regalo, y…

-¿Una columna de chocolatina sin leche? ¡Esto no me gusta!

La anciana de repente enfureció. ¡Y se convirtió en una bruja! Y… ¡Ploom! La bruja hizo cenizas a su marido, cogió su escoba, y se fue volando por la chimenea. Ésta no se acordó de que tapó la chimenea para que no entraran pájaros, ya que entraban muchos para comerse los cuadros de chocolate. Y Ceniciento, echó leña en la chimenea, cómo la escoba de la bruja era tan moderna, tenía un motor que echaba chispas, quemó la leña, se encendió la chimenea, la bruja se quemó el trasero, y partió la protección de la chimenea para que no entraran pájaros, y se fugó al Universo.

Ceniciento, entró por una trampilla donde, estaba llenos de niños inocentes, él los sacó a todos, y los dejó en libertad. Dentro de la trampilla, había una puerta cerrada, con un acertijo, que era el siguiente: Este banco está ocupado, por un padre y por un hijo, el padre se llama Juan, y el hijo ya te lo he dicho. - Si aciertas esto, la puerta se abrirá.
Ceniciento al leer eso, dijo:

-No sé la repuesta, pero si digo todos los nombres que me sé, si digo el correcto, se abrirá la puerta, Carlos, Pedro, Teo, Pablo, Brian, Antonio, Pepe, Esteban…

Al decir Esteban, la puerta se abrió. Había unas escaleras muy altas, y arriba, había un ascensor, se montó, y en los botones ponían Valle Sur – Valle Este – Valle Norte – Valle Oeste, él no se acordó de lo que le dijo la madre de Pulgarcito, así que presionó al azar, y el primero, fue Valle Oeste, el ascensor, bajó a toda velocidad, llegó a una ciudad. Y empezó a preguntar a todos los ciudadanos:

-¿Alguien sabe por casualidad dónde hay un pozo al final del valle?

Algunos ciudadanos le dijeron que era en el Valle Sur, y otros decían que era en el Valle Norte, y Ceniciento les dijo:

-Que levante la mano quienes digan que está en el Valle Sur.

Y la levantaron 35 personas.

-Y que levanten la mano quienes digan que está en el Valle Norte.

Y la levantaron otras 35 personas, así que dijo Ceniciento:

-Lo haremos a cara o cruz.

Y ganaron los del Valle Norte, así que Ceniciento, se volvió a montar en el ascensor, y pulsó el botón Valle Norte. Valle Norte era una ciudad muy bonita, donde se veía aquel pozo en el final del valle, se acercó corriendo al pozo, miró para abajo, y vio que no había agua, únicamente, una escaleras hacia abajo. Ceniciento bajó, y encontró a Geronimo Stilnton, con todos los invitados de la boda, entre rejas, y Ceniciento dijo:

-Escuchadme todos, cuando os saque de esta cárcel, estaréis a salvo.

Ceniciento, escuchó unos rugidos a sus espaldas, se dio la vuelta, y era el Fénix, es decir, Caperucita Roja convertida en Fénix, y en el estómago estaba Pulgarcito gritando. Ceniciento, en ese momento creyó que era su fin, pero no, porque llegó… ¡la Ratita Presumida! El lazo que llevaba en el rabo, lo utilizó como látigo, le dio en la cabeza al Fénix, y cayó al suelo desmayado, y se volvió a convertir en Caperucita.
Todos le dieron las gracias a la ratita, pero no terminó ahí la cosa, Caperucita, volvió a despertar, hizo una bola de fuego, y se la lanzó a Ceniciento, éste se tiró para un lado, y la bola, rompió la cerradura de la cárcel, y todos fueron libres. Entre todos, fueron capaces de vencer a Caperucita, pero creyeron que Pulgarcito se quedaría dentro de ella para siempre, pero no estaba muerto, porque tuvieron suerte, de que vino un cazador, sacó unas tijeras de su maleta, le rajó la tripa a Caperucita, y sacaron a Pulgarcito.

Al final, todos celebraron la muerte del Fénix, Ceniciento, encontró a sus padres, que estaban también metidos en esa cárcel, se abrazaron, y fueron felices para siempre.

Fin

Teo-junior
UZ Basico
UZ Basico

Mensajes : 131
Fecha de inscripción : 23/08/2012
Localización : Barbate, Cádiz (España)

http://ask.fm/TeoBarRey

Volver arriba Ir abajo

Re: Las aventuras de Ceniciento

Mensaje por Carlos Write el Lun Sep 03, 2012 12:40 pm

*------------------* Me gustó la historia ><
me reí bastante, tienes talento para este tipo de escritura

Saludos Teo

Carlos Write
UZ Baby
UZ Baby

Mensajes : 29
Fecha de inscripción : 29/08/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Las aventuras de Ceniciento

Mensaje por Teo-junior el Lun Sep 03, 2012 8:02 pm

Muchas gracias!

Este cuento lo presenté para un concurso en mi colegio, y lo gané. Y después, el maestro me dijo que lo gané en todo Barbate (mi pueblo) ¡Que guay! :lol:

Teo-junior
UZ Basico
UZ Basico

Mensajes : 131
Fecha de inscripción : 23/08/2012
Localización : Barbate, Cádiz (España)

http://ask.fm/TeoBarRey

Volver arriba Ir abajo

Re: Las aventuras de Ceniciento

Mensaje por Carlos Write el Lun Sep 03, 2012 10:25 pm

Recuerdo haberlo leído antes, me agrada por el caracter infantil y burlesco que tiene (dos cosas que yo nunca he logrado en mi escritura u-u)

c: que buena saber lo de los premios!!

Espero que te ganés otros más y que sigas mostrando tus historias


Salu2

Carlos Write
UZ Baby
UZ Baby

Mensajes : 29
Fecha de inscripción : 29/08/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Las aventuras de Ceniciento

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 5:47 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.